Los frentes humanitarios de la República Centroafricana

Ha transcurrido un año desde que la violencia en la República Centroafricana alcanzara su peor momento, obligando a casi un millón de personas a abandonar sus hogares. Este año ha estado marcado por la violencia continua, por los desplazamientos masivos y por una grave carencia de financiación para las intervenciones humanitarias. Pero pese a los enormes desafíos, el personal emplazado en la República Centroafricana prosigue su misión de prestar asistencia para salvar vidas humanas.

Un año después de que la violencia en la República Centroafricana obligara a un millón de personas a abandonar sus hogares, aún hay 410.000 personas desplazadas por todo el país. Madeleine Namsona vive, junto con otras 22.000 personas, en el centro de refugiados situado en el recinto del aeropuerto de Bangui. “Quiero que la gente vea cómo vivo”, dijo.

© UNICEF/2014/Logan

Entre enero y abril de 2014, cerca de 1.500 musulmanes e integrantes de la minoría Peuhl quedaron atrapados en un enclave del barrio de PK12, en Bangui. Con ayuda de las Naciones Unidas se evacuó a la mayoría de las familias al norte de la República Centroafricana en abril, pero aún hay miles de personas que continúan sitiadas en enclaves de Bangui, Boda, Carnot, Yaloke y otras ciudades.

© UNICEF/2014/BindraUna joven sentada entre las ruinas de una mezquita, en el barrio de Miskine, en Bangui. Esta mezquita, situada en un barrio en el que antaño convivían cristianos y musulmanes, es una de las muchas que se han destruido.

© UNICEF/2014/LeMoyneEn la República Centroafricana no hay más que un hospital pediátrico, en el que se atiende a los niños y niñas que resultan heridos en los enfrentamientos. A Alexis, de tres años, le hirió el rostro la misma bala que mató a su padre. Después de ser intervenido por médicos de la ONG italiana Emergency, Alexis ha comenzado a comer de nuevo. “Quiero que vaya a la escuela y que crezca y se convierta en alguien importante”, afirmó su madre.

UNI176477En los 12 meses transcurridos desde que los intensos combates se extendieran a la ciudad de Bangui han perdido la vida una gran cantidad de niños y niñas, cientos de ellos han resultado heridos y miles han quedado desplazados. Más de 5.000 personas han muerto a resultas de los combates en la República Centroafricana, según cálculos de Associated Press.

© UNICEF/2014/BindraHay en torno a 30.000 niños y niñas en la República Centroafricana que padecen desnutrición grave. Florence Adeline tuvo que caminar durante días a través de la espesura para que su pequeña Tantine, de dos años, recibiera tratamiento nutricional en la ciudad sureña de Boda. Su familia huyó a la espesura después de que un grupo de hombres armados destruyera su hogar. Allí permanecieron durante meses, bebiendo agua estancada y alimentándose de plantas salvajes.

UNI176476A mediados de septiembre dio comienzo una misión de las Naciones Unidas para el mantenimiento de en la República Centroafricana. Las fuerzas francesas y europeas de mantenimiento de la paz también actúan en el país.

© UNICEF/2014/PirozziSegún estimaciones de UNICEF, en la República Centroafricana existen en la actualidad hasta 10.000 menores de edad que participan en grupos armados. A día de hoy, UNICEF ha logrado desvincular a más de 2.100 de ellos, encargándose de brindarles apoyo psicosocial, de rastrear a sus familias y de proporcionarles formación profesional.

The conflict in Central African Republic has been characterized by the looting and pillaging of basic social services, including government offices, schools, health centres, and water treatment plants.
© UNICEF/2014/BindraThe conflict in Central African Republic has been characterized by the looting and pillaging of basic social services, including government offices, schools, health centres, and water treatment plants.

El conflicto que afecta a la República Centroafricana se ha caracterizado por el saqueo y el pillaje de los servicios sociales básicos, en especial las instalaciones gubernamentales, las escuelas, los centros de salud y las plantas de tratamiento de agua.

On average, half of schools in CAR have been closed this year. Last month a major Back to School campaign was delayed by violence in Bangui and renewed fighting in the north and west of the country.

Se calcula, de promedio, que la mitad de las escuelas de la República Centroafricana han cerrado sus puertas este año. El mes pasado fue necesario aplazar una importante campaña de regreso a la escuela por causa de la violencia en Bangui y de la reavivación de los enfrentamientos en el norte y el oeste del país.

un02184

En las zonas en las que aún no es seguro reabrir las escuelas, UNICEF gestiona espacios provisionales de aprendizaje donde los niños y niñas estudian francés y matemáticas y reciben apoyo psicosocial. “Quiero asegurarme de que los estudiantes no se vuelvan violentos y vengativos, sino que aprendan a ser amables y honestos”, explicaba Antoinette, una profesora voluntaria.

Water was one basic service that wasn't devastated by recurring violence in Central African Republic's capital. Thanks to a partnership with EU-ECHO, UNICEF was able to provide critical water treatment supplies and repairs to sustain Bangui's water network and truck water to displacement sites.
© UNICEF/2014/LeMoyneWater was one basic service that wasn’t devastated by recurring violence in Central African Republic’s capital. Thanks to a partnership with EU-ECHO, UNICEF was able to provide critical water treatment supplies and repairs to sustain Bangui’s water network and truck water to displacement sites.

El agua es uno de los pocos servicios básicos que la violencia recurrente en la capital de la República Centroafricana no ha destrozado. Gracias a una alianza con EU-ECHO, UNICEF pudo proveer suministros fundamentales para la depuración del agua y realizar importantes reparaciones que permitieron preservar la red de abastecimiento de agua de Bangui e hicieron posible transportar agua mediante camiones a los centros de desplazados.

Este ensayo fotográfico se publicó por primera vez en el Daily Maverick.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con “obligatorio.”