Cómo logró Etiopía abastecer de agua a 48 millones de personas

Hoy estamos celebrando algo especial en Etiopía: haber alcanzado la meta 7c de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) en materia de agua. ¿Qué significa esto? Sencillamente, que el 57% de la población del país ya no consume agua de riachuelos, sino de mejores fuentes de abastecimiento, como grifos o bombas manuales. Gracias al acceso a agua de mejores fuentes, la salud de muchos niños y mujeres de Etiopía ha mejorado notablemente. Así mismo, ha disminuido en dos tercios la mortalidad de niños menores de 5 años y se ha reducido de manera significativa el retraso en el crecimiento.

¿Y por qué se considera tan importante este logro? Porque en 1990, el año de base de los ODM, solamente 6,9 millones de etíopes utilizaban mejores fuentes de abastecimiento de agua. Sin embargo, en los últimos 25 años, Etiopía abasteció de este elemento esencial a 55 millones de personas, es decir, el doble, o incluso el triple, de la población de la mayoría de los demás países de África.

La clave del éxito que Etiopía obtuvo en estos años ha sido la combinación de un firme liderazgo gubernamental, inversiones ininterrumpidas de los donantes y el desarrollo periódico de sólidos instrumentos normativos. En el año 2000, el país elaboró una estrategia y un programa de desarrollo para el sector hídrico que sentaron las bases de estos progresos. El Gobierno destinó recursos al sector del abastecimiento de agua e instó a los donantes a invertir en tecnologías de bajo costo para ampliar la cobertura. Entre el Gobierno, asociados para el desarrollo, ONG y el sector privado se ha invertido un total de 2.000 millones de dólares en el sector del abastecimiento de agua desde 1990.

Varias personas del lugar recogen agua en una fuente de abastecimiento en Amari Yewebesh Kebele, región de Amhara, Etiopía.
©UNICEF/ETHA20130098/OseVarias personas del lugar recogen agua en una fuente de abastecimiento en Amari Yewebesh Kebele, región de Amhara, Etiopía.

En el transcurso de los últimos 25 años, UNICEF demostró la eficacia de diversas innovaciones cruciales que ayudaron al Gobierno de Etiopía y a sus asociados para el desarrollo a conquistar la meta 7c de los ODM. Entre esas innovaciones se cuentan la introducción de bombas manuales fabricadas en la India; la importación de taladradoras del Reino Unido para la perforación de pozos profundos; y más recientemente, la exploración de tecnologías científicas de vanguardia para la teledetección de agua a grandes profundidades en distritos que adolecen de inseguridad hídrica, seguida de la construcción de redes de agua corriente para la interconexión de pueblos y aldeas, en beneficio de las mujeres, los niños, los hogares, las instituciones y las pequeñas explotaciones agrícolas y ganaderas.

Estas innovaciones contribuyen a mitigar el posible impacto de la inseguridad hídrica y alimentaria, y reducen los factores que inciden en la desnutrición y el retraso en el crecimiento. Un buen ejemplo es el proyecto Ebo sobre múltiples aldeas, encargado y construido con apoyo de UNICEF en la región de Tigray, entre 2013 y 2015. Este proyecto constituye una solución a largo plazo para las zonas del país que tienen problemas por falta de agua, y por cuya propensión a las sequías han dependido del transporte de agua en camiones cisterna para situaciones de emergencia, como único medio para abastecerse del vital líquido.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=174jymZ3rX4?rel=0&w=560&h=315]

El programa de UNICEF sobre agua, saneamiento e higiene (WASH) en Etiopía es el programa de UNICEF de esta naturaleza de mayor alcance en el mundo. Este organismo ha proporcionado liderazgo técnico para la construcción de redes de abastecimiento de agua destinadas a 10 millones de etíopes en aldeas, pueblos y ciudades, y ha asesorado al Gobierno en torno a decisiones fundamentales sobre políticas en materia de agua, saneamiento e higiene a lo largo de los últimos 25 años. Desde 1990, el año de base de los ODM, UNICEF ha aportado más de 300 millones de dólares de sus recursos ordinarios, y junto con otros donantes importantes se ha esforzado para que las mujeres y los niños de Etiopía no sufran por falta de agua y saneamiento en situaciones de emergencia ni en situaciones que no revisten este carácter.

Pensando en el futuro, Etiopía ha elaborado un programa para que el resto de la población del país cuente con acceso al suministro de agua en 2020. El plan cuenta con un presupuesto de 2.400 millones de dólares y comprende inversiones públicas, privadas, de ONG y donantes. Implicará la ampliación de la escala de intervenciones innovadoras como el proyecto Ebo, para asegurar el suministro en zonas remotas del país donde escasea el agua. UNICEF velará por que la inversión otorgue prioridad a las poblaciones de más difícil acceso y menores recursos hídricos, así como también a los asentamientos urbanos emergentes y no planificados, a fin de que ningún niño pierda la oportunidad de acceder a agua salubre.

Samuel Godfrey es Jefe del programa sobre agua, saneamiento e higiene (WASH) de UNICEF en Etiopía

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con “obligatorio.”