Trabajo infantil y matrimonio temprano: en Mali se crece demasiado rápido

“Estoy acostumbrado a las dificultades”, dice Cira Kanote, de 16 años. Inclinada sobre un río lleno de fango con su hija Daby atada a la espalda, recoge un poco de tierra en su calabash, un recipiente hecho de calabaza, y lo criba cuidadosamente.

Cira, casada cuando tenía solo 14 años con un hombre de 36 años, se quedó rápidamente encinta. El embarazo fue difícil. Al cabo de un mes, una mañana se despertó y descubrió que su esposo se había ido. Su suegro, Ousmane, de 65 años, le dijo que había ido a trabajar a Guinea Ecuatorial. Cira no ha tenido noticias suyas desde entonces.

Cira llevó su embarazo a término y nombró a su bebé Daby, en honor a un pájaro de la región. La bebé está enferma, me dice. Bajo el calor abrasador de una mañana de mayo en la región de Kayes, en el oeste de Mali, puedo ver las perlas de sudor que aparecen en la frente de la bebé. Daby duerme la siesta mientras su madre trabaja.

En la aldea de Kossaya, la historia de Cira no es inusual. Según el comité de gestión de la escuela primaria, todas las niñas están casadas o, al menos, prometidas a un hombre antes de cumplir los 18 años. Casi ninguna de estas niñas termina su escolarización una vez que se casa.

Los niños también abandonan la escuela, pero la pobreza y el reparto tradicional de las funciones entre hombres y mujeres ha llevado a que sea especialmente difícil convencer a los padres de enviar y mantener a sus hijas en la escuela. Casar a una hija significa tener una boca menos para alimentar y también significa una dote para la familia de la niña, generalmente ganado, un bien muy apreciado.

De los cuatro hijos de la familia de Cira, el único que sigue yendo a la escuela es su hermano. Las otras tres, todas ellas niñas, están casadas o trabajando.

Cuando Cira llega al campamento aurífero con Daby todas las mañanas hacia las 10, su jornada laboral ya está en marcha. En una mañana típica, se despierta antes del amanecer. Después de bañarse, barre la casa y el patio y prepara el desayuno para sus suegros. Solo entonces puede salir a intentar ganar dinero. Las jóvenes con las que trabaja tienen historias similares; casadas con hombres que son 20 años mayores que ellas, y que han sido elegidos por sus familias.

In the middle of a large compound a woman bends over a small fire.
UNICEF Eliane Luthi Cira hace las tareas de la mañana en casa antes de ir a trabajar a una mina de oro cercana.

Cira se arrepiente de haber tenido que dejar la escuela. “Me gustaba la escuela”, dice con nostalgia. “La escuela es buena”. Antes, soñaba con convertirse en una trabajadora de la salud de la comunidad. El centro de atención médica más cercano está en la aldea siguiente. Durante la temporada de lluvias, cuando las carreteras se inundan, no hay forma de acceder al centro y las familias deben confiar en la medicina y hierbas tradicionales.

Le pregunto a Cira si encuentra que su vida es difícil. Ella no dice nada: su realidad es la de todas las jóvenes de los alrededores. Pero le cuesta trabajo realizar las tareas de labranza, y algunas de las cargas que tiene que llevar son pesadas.

“Existe un problema real de matrimonio precoz”, explica Salif Kebe, director de la escuela fundamental de Kossaya. “A las niñas se les entrega en matrimonio muy temprano, a veces en segundo o tercer grado. Entonces voy a los hogares y les digo a los padres que deben dejar que la niña estudie. Intento convencerles de que les permitan terminar la escuela secundaria”.

Las personas como Salif que están tratando de promover la educación de las niñas se enfrentan a una tarea monumental. Un sorprendente 49% de las niñas de Mali están casadas antes de los 18 años. En la mayoría de los casos, esto significa también abandonar la escuela: solo el 12% de las niñas de la región de Kayes completa su educación primaria. El matrimonio precoz también puede ser sinónimo de trabajo infantil y embarazo temprano. La gran mayoría de las niñas, el 89%, también son víctimas de la mutilación genital femenina, lo que hace que los embarazos sean aún más difíciles.

A woman in an orange headscarf and shirt holds a baby girl in her arms.
UNICEF Eliane Luthi Cira sostiene a su hija, Daby. Cira se casó a los 14 años y su esposo se fue de Mali para buscar trabajo.

El padre de Cira desearía que hubiera una escuela secundaria en el pueblo. Quizás si hubiese una, el destino de Cira podría haber sido diferente. Pero la escuela secundaria más cercana está en la ciudad vecina.

Debido a que su esposo la abandonó tan temprano, Cira no sabe mucho sobre él, y no puede decir si ella preferiría que él volviera o no. El año pasado, sin embargo, envió dinero. Su suegro, Ousmane, que es ciego, recuerda haberse vuelto loco de alegría. Los otros hijos de Ousmane construyeron una gran casa. En una aldea donde todos viven en una sencilla choza redonda con techo de paja, la enorme casa con paredes sólidas y techo de hojalata se ha convertido en la envidia de los vecinos. Cuando la casa estuvo terminada, los hijos de Ousmane lo llevaron adentro y él tocó las paredes. Cira ahora vive en la nueva casa con Daby y sus suegros.

Pero tener la mejor casa de la ciudad es solo un pequeño consuelo en comparación de las duras realidades que enfrenta Cira.

En Kayes, gracias al apoyo de Noruega, UNICEF distribuye más de 14.000 kits escolares a niños que están en riesgo de abandonar la escuela. El solo hecho de tener cuadernos y bolígrafos puede hacer cambiar de opinión a los padres para decidir enviar a sus hijos a la escuela. También estamos estableciendo 60 centros en la región, equipados con mesas y banquetas escolares, para ayudar a que niños como Cira vuelvan a la escuela. Un plan de estudio especializado de nueve meses los prepara para la escuela oficial al año siguiente.

Pero se necesita mucho más apoyo y recursos. Y es nuestra responsabilidad colectiva asegurarnos de que niños como Cira vivan una infancia real; una infancia dedicada a la escuela, y no a ser una madre de 16 años que debe ganarse la vida buscando oro.

Eliane Luthi es la Jefa de Comunicación de UN

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con “obligatorio.”