“Los niños se divierten y se olvidan de lo que han pasado”

La educación preescolar sienta las bases para la paz en la República Centroafricana.

Los niños de la República Centroafricana han sufrido años de violencia y conflictos. Grupos armados luchan por el control de los recursos naturales del país, dejando en medio a las familias que tienen que hacer frente al caos. En 2013, las fuerzas rebeldes tomaron la capital entre intensos combates. Desde entonces se ha restablecido una paz precaria, aunque para quienes viven en este inestable entorno del Distrito 5º de Bangui, el temor y el aislamiento perdura.

 

Este año tenemos 638 niñas y niños. Antes del conflicto en la República Centroafricana teníamos pocos más de 300. Pero no podemos negar la matriculación de un niño porque, con la crisis, ya no hay en Bangui centros preescolares en el Distrito 5º. Algunos padres todavía viven en campamentos de desplazados y otros han huido de sus barrios destruidos para venir a vivir aquí. De manera que, cuando traen a sus niños, no podemos rechazarlos.

Primer plano de un niño mirando a la cámara
© UNICEFLos niños y niñas del Distrito 5º de Bangui han sufrido la violencia y el desplazamiento. La educación preescolar les ofrece un lugar seguro donde aprender, jugar y divertirse

Aceptamos a todos y, luego, por supuesto, las clases están abarrotadas. Que haya tantos niños crea problemas porque ni siquiera tienen sitio donde sentarse, pero intentamos arreglárnoslas.

La crisis ha producido un fuerte impacto en los niños. A veces, cuando están en clase y escuchan disparos, empiezan a llorar y es difícil calmarlos. Estos niños han sufrido demasiado; no quieren volver a oír tiroteos nunca más.

Practicamos con ellos muchas actividades recreativas. Como lo que les gusta es jugar, aunque apenas tenemos espacio en el patio, durante el tiempo de recreo se montan en los columpios y en el tobogán. Al menos se divierten y olvidan lo que han pasado. En las aulas tenemos juguetes y juegos de mesa proporcionados por UNICEF con los que entretenerse. Cuando los niños juegan, se centran en lo que están haciendo y se apartan de otro tipo de pensamientos. Eso supone realmente una gran ayuda sicológica.

La educación preescolar cumple una importante función que la mayoría de la gente olvida. El objetivo no es únicamente que los niños jueguen sino proporcionarles también una base de aprendizaje, enseñándoles un poco a leer y escribir. Incluso cuando han dejado mi escuela, sigo preguntando a los padres cómo les va a sus hijos y me mantengo informada todo el tiempo.

Muchos padres y madres dicen: “Su escuela fue de gran ayuda”.

Una madre me dijo: “Mi hijo es el primero de su clase. He venido a darle las gracias”.

Si se descuidan las bases, los cimientos de la educación, no se puede tener una nación feliz, con gente bien preparada. Se deberían abrir más centros preescolares, no solo en Bangui sino en el resto del país, y contratar a buenos maestros. Si lo hacemos, dentro de unos pocos años habrá una generación de jóvenes con buena formación y los grupos rebeldes no existirán.

Una mujer, sentada ante una mesa de escritorio, mira a la cámara con las manos cruzadas y apoyadas sobre la mesa
© UNICEFEn su periodo como directora, Florence ha aumentado más del doble las matrículas en su centro preescolar desde que comenzó el conflicto. No tiene intención de rechazar a nadie, aunque su escuela supera con mucho su capacidad de alumnado.

Bastaría con que tomásemos a 100 rebeldes como ejemplo para observar que la mayoría apenas tiene estudios porque abandonaron pronto la escuela. Algunos dejaron de ir porque suspendían, otros no fueron jamás, y eso es un problema para el país. Por eso mismo se deberían abrir nuevos centros preescolares en el país, contratar buenos profesores y procurar una buena formación a los niños desde pequeños. Entonces podremos tener paz.

Si no lo hacemos de este modo y simplemente nos limitamos a hablar, nunca obtendremos una solución. Las personas necesitan recibir una educación. Los niños y niñas la necesitan y recibirla en la primera infancia es como ponerles los cimientos para todo.

 

Florence Walikete es la directora de un centro preescolar de Distrito 5º de Bangui.


Obtenga más información sobre la importancia del aprendizaje y desarrollo en la primera infancia.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con “obligatorio.”