Perú marca camino en salvaguardar la inversión pública en la niñez

Un crecimiento económico significativo en América Latina y el Caribe ayudó a levantar a decenas de millones de personas de la pobreza en la última década. En los últimos años, este crecimiento económico ha ido desacelerando, en general aunque de manera desigual, en toda la región. Previsiones de las principales instituciones financieras internacionales como el Fondo Monetario Internacional y otros expertos, anticipan que esta desaceleración continuará afectando a muchos países de América Latina en los próximos años debido a la caída de los precios de las materias primas (commodities), tasas desfavorables de interés, fuga de capitales y la desaceleración de otras importantes economías a nivel global como China.

Dentro de este contexto regional, las inversiones sociales que han contribuido a mejoras importantes en los servicios básicos para la niñez, como la educación y salud, se podrían encontrar bajo amenaza. Proteger estos avances, y lograr incluir a los millones de personas aún excluidas en este sentido, asegurando los recursos adecuados para garantizar los derechos de la niñez, va a requerir de esfuerzos concertados y estratégicos. En este sentido, Perú representa un ejemplo interesante a considerar.

Solo el año pasado, Perú celebró un gran logro con el desarrollo de una taxonomía para medir la inversión pública en la niñez y adolescencia. La taxonomía fue diseñada por un grupo técnico que incluyó los Ministerios de Economía y Finanzas, de Desarrollo e Inclusión Social, y de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, así como la Mesa de Concertación para la Lucha contra la Pobreza, UNICEF y diversas organizaciones del sector público y de la sociedad civil. Esta metodología fue adoptada por el gobierno nacional como la herramienta oficial para realizar un seguimiento a las asignaciones presupuestarias relacionadas con el el Plan Nacional de Acción por la Infancia y la Adolescencia 2012-2021 (PNAIA).

Tres diferentes imágenes de niños del Perú

El pasado mes de noviembre, estos avances a favor de los derechos de la niñez en Perú alcanzaron un nuevo cenit con la aprobación de una ley que declara de interés nacional y de preferente atención la asignación de los recursos públicos para garantizar el cumplimiento del PNAIA.

Esta nueva legislación reconoce la inversión presupuestaria del gobierno en este Plan Nacional por la Niñez como una prioridad estratégica para el desarrollo humano y nacional. La ley protege el presupuesto asignado a la implementación del plan de ser afectado por una disminución en los ingresos del gobierno o por una situación económica adversa. ¿Cómo ha podido Perú lograr un nivel de compromiso tan fuerte por parte del gobierno con respecto a la inversión en políticas públicas para la garantía los derechos de la niñez en el país?

Tres factores han sido clave en lograr este progreso:

  • El establecimiento de una relación directa entre la planificación y gestión presupuestaria: Los vínculos que existen entre los procesos gubernamentales de planificación y de asignación presupuestal son a menudo débiles. La taxonomía desarrollada para medir la inversión en la niñez en Perú está directamente relacionada con el PNAIA. La herramienta vincula cada una de las cuatro metas y los 25 objetivos del Plan con líneas y asignaciones presupuestarias específicas. La herramienta también relaciona el presupuesto a tres de los cinco pilares de la estrategia nacional de desarrollo “Incluir para Crecer” (relacionada con los bebés, niños, niñas y adolescentes) y al cumplimiento de los derechos de la niñez al desarrollo, supervivencia, protección y participación.
  • Participación y apropiación multisectorial: El compromiso de los distintos ministerios involucrados en el desarrollo de la taxonomía fue asegurado tanto a nivel técnico como político a través de la Mesa de Concertación para la Lucha contra la Pobreza. La sociedad civil también contribuyó ampliamente en este proceso y expertos regionales reconocidos en la materia fueron invitados a hacer aportes y brindar su guía
  • Transparencia, participación y rendición de cuentas: Una comisión multisectorial se estableció formalmente para la aplicación y monitoreo de la metodología de la taxonomía. Junto con los ministerios nacionales competentes, diversas organizaciones de la sociedad civil también forman parte de este grupo. Las asignaciones y los gastos se miden en todos los niveles de gobierno: nacional, regional, municipal y local. Usando la taxonomía, el ejercicio de monitoreo es fácilmente replicable anualmente. Además, los sectores que están involucrados en la Comisión multisectorial del PNAIA continuamente monitorean el presupuesto asignado a la niñez con relación a la aplicación del PNAIA.

La taxonomía se desarrolló durante una época de importante crecimiento económico para Perú. Sin embargo, los primeros resultados de esta medición en 2014 demuestran que el país invierte un porcentaje relativamente pequeño de su PIB (4%) en la niñez, en comparación con, por ejemplo, 5.3% en Nicaragua y 9.5% en Costa Rica. El logro de la semana pasada en blindar el presupuesto comprometido a las políticas públicas centradas en la niñez debe ayudar a garantizar el mejoramiento gradual de estas cifras en Perú, a pesar del pronóstico económico no tan optimista que existe para la región en los próximos años.

Post escrito por Joaquín González-Alemán y Mónica Darer, Asesor y Especialista de Política Social respectivamente en la Oficina Regional de UNICEF para América Latina y el Caribe; en colaboración con el equipo de Política Social de UNICEF Perú.

Responder a Carlos Callirgos Cancelar respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con “obligatorio.”

Comentarios:

  1. Excelente iniciativa y gestión del gobierno del Perú y la cooperación y apoyo de Unicef, para el desarrollo de la niñez, que contribuirá también al desarrollo sostenido de la sociedad peruana.
    Recomiendo, continuar con redoblados esfurzos, llevar el programa hasta el 2021, considerando mas areas de intervencion nacional.