Niños de la recesión – “El gran paso hacia atrás”

Sólo seis años después del derrumbe inesperado de Lehman Brothers, la crisis económica mundial todavía sigue siendo noticia en todo el mundo. Las repercusiones sobre los hogares van más allá de los titulares. Son muy pocas las familias que no han sentido la dureza de la gran recesión. Los niños, por supuesto, son los más perjudicados. También son quienes corren el mayor riesgo de sufrir daños duraderos derivados de la crisis.

Los daños duraderos podrían ser perfectamente el tema principal del nuevo Report Card de Innocenti “Children of the Recession: The impact of the economic crisis on child well-being inrich countries (Niños de la recesión: la consecuencia de la crisis económica sobre el bienestar de los niños en los países ricos).”  El Report Card de Innocenti es una de las principales publicaciones de UNICEF dedicadas a los niños en el mundo desarrollado. Este Report Card no contiene muy buenas calificaciones.

Ofrece una visión pesimista sobre la forma en que la pobreza infantil ha cambiado en comparación con los niveles fijos de 2008, al introducir una medida más sensible sobre la situación de los niños desde ese momento crítico. Existe una preocupación real de que el agravamiento de la pobreza, el aumento del número de jóvenes que no reciben una educación, que no trabajan o que no reciben capacitación y el grave retroceso a lo largo de los años del progreso están causando cambios estructurales a largo plazo que podrían revertir considerablemente la situación de los niños en el mundo desarrollado.

En 23 de 41 países ha aumentado la pobreza infantil. En varios países los aumentos fueron considerables, sobre todo en la región mediterránea. En 18 países, la pobreza infantil se redujo, pero se trata en su mayoría de las economías más pequeñas del grupo, con la notable excepción de Alemania.

Inusual incluso para la serie Report Card de Innocenti es una sección especial en la que se clasifica la pobreza infantil en los estados de los Estados Unidos. Hay algunos resultados sorprendentes. El estímulo económico de los Estados Unidos dio buenos resultados y probablemente impidió que un gran número de niños cayera en la pobreza. En algunos estados tradicionalmente más pobres, como Mississippi y Virginia occidental, la pobreza infantil ha mejorado, mientras que aumentó significativamente en Idaho y Nevada. Las pequeñas mejoras en algunos estados más grandes enmascaran la existencia de un número considerable de niños que acaban de entrar en la pobreza, como en California (221.000) y Florida (183.000).

Uno de los temas dominantes del Report Card 12 es que la crisis económica ha sido una recesión de los niños. Los datos más reveladores que confirman esta afirmación es el análisis que realiza el Report sobre la manera en que se vieron afectados los diferentes grupos vulnerables. En 28 de los 31 países europeos la tasa de pobreza ha aumentado más rápidamente (o ha disminuido más lentamente) para los jóvenes que para los ancianos.

No es sorprendente que el empleo juvenil haya sufrido enormemente en todo el mundo desarrollado. La noticia más alarmante tiene que ver con los jovenes de de 15 a 24 años que no reciben una educación, que no trabajan o que no reciben formación. Las tasas para este grupo se mantuvieron o aumentaron en 35 de los 41 países que se mencionan en el informe.

“El gran salto hacia atrás” es una manera elocuente de resumir las consecuencias de la recesión en los niños. Esto impacta realmente con dureza cuando se lee el número de años de pérdida de ingresos que muchos países de la OCDE han sufrido. Entre 2008 y 2012, las familias griegas perdieron el equivalente a 14 años de progreso; Irlanda, Luxemburgo y España perdieron una década completa; y otras cuatro naciones perdieron casi lo mismo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con “obligatorio.”