Los habitantes de Barbuda reconstruyen sus vidas después de Irma

Impresionante. Esa es la palabra que usaría para describir con claridad lo que está sucediendo en el refugio para los evacuados de Barbuda que he visitado. En el Centro Nacional de Capacitación Técnica en Antigua, pude comprobar cómo, a pesar del trauma del huracán Irma, la gente está tratando de recuperar algo parecido a una rutina. Había un par de niños de siete años felizmente jugando al dominó, mientras las familias charlaban y se dedicaban a sus cosas. Me emocionó conocer a una niña pequeña que estaba agarrando un osito de peluche que había sido donado. Ella es uno de los 29 niños allí: el mayor tiene 16 y el más joven apenas dos meses.

Es emocionante ver el espíritu de colaboración. La gente ha estado trayendo bolsas de ropa, juguetes, incluso cocos, para compartir con los evacuados. Eran conscientes de lo que había sucedido y han estado conduciendo desde casa todos los días para ayudar y tratar de cambiar las cosas. Me ha asombrado tanta generosidad, tantas ganas de hacer algo. Muchos de los habitantes de Antigua también han abierto sus hogares a sus vecinos de Barbuda que lo necesitaban.

Desde UNICEF también tratamos de cambiar las cosas. Es una situación desesperada y tenemos que responder rápidamente. Estamos ayudando a asegurar que los niños y niñas afectados tengan lo que necesitan, que estén bien cuidados y seguros. La realidad es que se han mudado a un lugar diferente, que sus vidas han cambiado dramáticamente y que necesitan protección. También es importante que nuestro compromiso sea a largo plazo, que la asistencia que ofrecemos sea sostenida y que no caiga en el olvido.

Uno de las principales necesidades para los niños es el apoyo psicosocial, dado que la gente se ve bien por fuera, pero en el fondo todavía están tratando de procesar este evento enormemente traumático y aterrador que los ha dejado sin hogar.

Casi toda una isla ha tenido que huir; gente común, igual que tú y yo, cuyas vidas han dado un giro tremendo. Esto conlleva una terrible vulnerabilidad, por lo que el cuidado inmediato es vital.  Por esta razón, el jueves iniciaremos nuestro programa de apoyo psicosocial, trabajando con los evacuados, el gerente de Vivienda, el Ministerio de Educación y la comunidad local.

UNICEF English Reniah, 9, y Temiah, 3, con su madre Miranda en el Centro Nacional de Capacitación Técnica en St. John’s, Antigua que alberga a familias desplazadas de Barbuda.

Las escuelas reabrieron en Antigua hoy y fue muy emotivo ver a todos los niños y niñas saliendo con sus uniformes. El Ministerio de Educación está trabajando ahora para integrar a los niños de Barbuda en las escuelas lo más rápido posible, y aquí es donde podemos ayudar, asegurando que haya suficientes materiales de aprendizaje y equipo para los niños y niñas adicionales.

Estamos ofreciendo kits de “escuela en una caja” y suministros de enseñanza y aprendizaje complementarios. También hay kits de higiene con artículos esenciales para el hogar, jabón, pasta de dientes, cepillos de dientes, toallas, etc., que hemos distribuido a las familias.

Es esencial trabajar en coordinación con nuestros aliados y otros organismos de las Naciones Unidas. De hecho, el personal de ONU Mujeres vino con nosotros en nuestra visita al refugio. Estamos tratando de asegurarnos de que se aborden los temas específicos de género para las niñas. Esta coordinación es imperativa ya que Antigua es un centro logístico para establecer la ayuda humanitaria en otros países afectados por el huracán Irma, como Anguila y las Islas Vírgenes Británicas.

Espero que los jóvenes de Barbuda y las otras islas afectadas se recuperen. Haremos todo lo que tengamos que hacer para apoyarlos en ese camino de recuperación. Creo que habremos tenido éxito cuando los hayamos ayudado a regresar a las comunidades que aman para que puedan reconstruir sus vidas.

 

Muriel Mafico, Representante Adjunta de UNICEF Caribe Oriental, se encuentra en Antigua donde reflexiona sobre las medidas adoptadas por UNICEF para ayudar a que los habitantes de Barbuda evacuados de la isla regresen a la normalidad.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con “obligatorio.”

Comentarios:

  1. La verdad , impresionante , como lo dice en el principio del texto , muy buen trabajo de parte de UNICEF al cuidar a los niños afectados por la catástrofe , tengo 13 años por cierto jajaja , saludos desde argentina, besos y bendiciones