Explicando la importancia del registro de nacimiento en comunidades de Angola

Registrar a un niño o una niña en Angola es, a veces, un verdadero reto. La falta de información, las debilidades de los servicios y la burocracia del sistema son algunas de las principales limitaciones. Estos problemas llamaron la atención de un grupo de 40 estudiantes de la Universidad Pública Mandume Ya Ndemufayo, que decidieron crear lo que ellos llaman ‘Puestos de Información Ciudadana’ en Lubango, capital de Huila, una de las 18 provincias de Angola.

Unos jóvenes hablando en una mesa.
UNICEF Angola/2016/LourençoJóvenes voluntarios en el momento de la sensibilización.

Marina Mateus, de 24 años, está terminando la carrera de Derecho y forma parte de este grupo de jóvenes desde noviembre de 2015. Cuenta que decidió unirse al proyecto al saber que estaría trabajando con la comunidad para ayudarla con información legal y mucho más.

“Muchas personas quieren saber qué hacer para registrarse, qué trámites deben seguir cuando un niño no tiene registro y es huérfano… Ésa es la información que la gente más nos pide”, dice Marina, refiriéndose a los días de más afluencia por la presencia de funcionaros del Registro que realizan la recogida de documentación para certificación del registrador.

Según el Censo General de Población y Vivienda (2014), en la provincia de Huila sólo uno de cada diez niños y niñas menores de cinco años está registrado. Los cinco puestos de información que funcionan junto a los puestos de registro instalados en las administraciones de cada barrio buscan contribuir a reducir estas cifras.

En una visita al puesto del barrio Comandante Cowboy, que está a unos 5 kilómetros del centro de la ciudad de Lubango, comprobamos que los jóvenes llegan temprano con la primera tarea de organizar los materiales necesarios. Equipados con un ordenador portátil y material informativo, atienden a las personas que acuden con numerosas dudas. “Los días más complicados son aquellos en los que hay registro”, dice Marina.

En cada uno de los puestos trabajan cuatro o cinco voluntarios que van atendiendo a las personas de acuerdo a sus necesidades. Ellas y ellos imparten charlas o sensibilizan a una o varias personas a la vez en función de la afluencia. En promedio, unas 30 personas pueden pasar cada cinco horas por uno de estos puestos de información. La información transmitida a la población está dispuestas en una cartilla publicada con el apoyo de UNICEF, gracias a la financiación de la Unión Europea en el marco del programa de Registro de Nacimiento y Justicia Juvenil.

Marina se siente feliz porque, poco a poco, se van ganando la confianza de la comunidad y las autoridades. Además de informar, los jóvenes voluntarios ayudan a la Administración -que no tiene personal suficiente para satisfacer la demanda- apoyando en el pre-registro y en la entrega de documentos después de haber sido registrados y certificados por el registrador.

En el día de nuestra visita al puesto nos encontramos con Teresa Jangalai, de 24 años, que se desplazó hasta aquí para recibir el certificado de registro de su bebé de cuatro meses. Teresa realizó el registro en diciembre y, aunque tardó tres meses para obtener el comprobante, está feliz porque ya está registrado. “Porque si no tiene registro, el niño no puede ir a la escuela”, dice la joven.

Teresa, madre de dos hijos, no quería volver a registrar tarde a su hijo al igual que sucedió con el primero, que no fue registrado hasta los tres años de edad. Ella dice que “a veces, quienes dificultan todo son los padres de los niños, que no quieren registrarlos”.

Feliz de recibir el certificado, la joven asegura: “Voy a cuidar muy bien la tarjeta de registro y a plastificarla como me explicaron los jóvenes. También me han pedido que ayude a la sensibilización de mis amigas, porque ahora sin padre, sin madre… uno puede registrarse”, dice Teresa.

La provincia de Huila fue contemplada en el programa de masificación de registros, que cuenta con el apoyo de UNICEF en cuatro municipios. Sin embargo, factores relacionados con los recursos humanos y logísticos condicionan la expansión de esta iniciativa a toda la provincia a gran escala.

Heitor Lourenço es Oficial de Comunicación de UNICEF Angola

(Traducido a español por Marcos González Díaz, Oficial de Comunicación Digital de UNICEF Angola)

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con “obligatorio.”