Carta abierta a la generación que crecerá con los Objetivos de Desarrollo Sostenible

 

Carta abierta a una niña nacida en la pobreza en septiembre de 2015 –

Te escribo esta carta porque este mes, el mes de tu nacimiento, los dirigentes de casi todos los países se reúnen para decidir cómo será tu futuro.

Los 17 objetivos mundiales que se han comprometido a alcanzar en los próximos 15 años –los objetivos de desarrollo sostenible– abarcan muchas cosas, desde proteger el planeta… hasta promover un mundo más pacífico… o ayudar a la gente en todas partes a llevar una vida digna y segura.
Même si tu ne peux pas encore le savoir, tous ces objectifs te concernent directement, toi et le monde dans lequel tu vas grandir, mais aussi le monde que tu laisseras plus tard à tes enfants.

Todavía no lo sabes, pero cada uno de estos objetivos se refiere realmente a ti. A ti y al mundo en el que vas a crecer, pero también al mundo que algún día vas a dejar a tus propios hijos.

Aunque todos los objetivos están conectados entre sí, el primer objetivo, acabar con la pobreza en todas sus formas, en todas partes, es especialmente importante. Se refiere a ti, a tu familia y a quienes te rodean.

El asunto es saber si tú –y los más de 500 millones de niños que viven en la pobreza extrema– vas a tener todo lo necesario para aprovechar al máximo tu propia vida y contribuir al avance de tu comunidad y de tu sociedad. De saber si se están cerrando las brechas entre tus perspectivas en la vida y las de aquellos que están en una situación mejor.

Tú tienes derecho a todas estas cosas, el mismo derecho que tienen todos los niños a disfrutar de una oportunidad justa en la vida.

Al comprometerse con los objetivos internacionales, los dirigentes del mundo prometen hacer todo lo necesario para ofrecerte esa oportunidad. Pero cuando los dirigentes se reúnan este mes, van a hacer algo más que aprobar 17 objetivos. Se unirán en un compromiso común para tomar las medidas complejas, y a veces políticamente difíciles, que se necesitan para alcanzar los objetivos mundiales en favor de todos los niños, ricos o pobres.

Y espero que algún día, cuando seas lo suficientemente mayor como para saber si estamos teniendo éxito o no, pedirás cuentas a tus dirigentes y a todos nosotros. Porque si no cumplimos nuestros compromisos contigo, nos traicionamos a nosotros mismos.

 

Carta abierta a un niño que no ha nacido en la pobreza en septiembre de 2015

Hace un momento escribí una carta a otro niño. Como tú, ella nació en septiembre de 2015. A diferencia tuya, ella nació en la pobreza extrema. Y mientras te escribo, los líderes del mundo están comprometiéndose para establecer una serie de objetivos mundiales. El primero es terminar con la pobreza, para ella y para todos aquellos que viven en extrema necesidad, una cifra que supera los 1.000 millones hoy en día en el mundo.

Pero los objetivos mundiales en los que los líderes del mundo se están poniendo de acuerdo este mes no se refieren únicamente los niños que viven en la pobreza, del mismo modo que los resultados que están tratando de lograr no beneficiarán solamente a las personas necesitadas. Son objetivos universales que reflejan derechos universales, valores compartidos y problemas mundiales que nos afectan a cada uno de nosotros.

Algún día, cuando seas lo suficientemente mayor como para ir a la escuela, espero que al leer sobre el mundo no creas que nuestros progresos en favor de estos objetivos no te afectan a ti. Si no sacamos de la pobreza extrema a cientos de millones de niños de todo el mundo, la economía de tu país no será tan sólida como podría ser. Si esos niños no tienen algo más que una oportunidad justa en la vida, la sociedad no será tan estable y próspera, y tu vida no será tan segura y gratificante como podría ser. Y tampoco las vidas de tus hijos.

Esa es una razón por la cual los líderes del mundo están poniéndose de acuerdo con respecto a estos objetivos mundiales. Y todos nosotros, incluyéndote a ti, debemos pedirles cuentas. Al escribirte esto, también te estoy pidiendo que asumas tus responsabilidades, y que te niegues a aceptar un mundo que no ofrezca a todos los niños una oportunidad justa en la vida.

 

Anthony Lake, Director Ejecutivo de UNICEF – Serie SDG del Huffington Post (original en inglés)

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con “obligatorio.”

Comentarios:

  1. Este tema es de gran importancia puesto que aun falta crear más conciencia sobre el medio ambiente lo que este genera al no cuidarlo, ¿pero sera que realmente si somos conscientes de las acciones que realizamos en nuestro diario vivir? lo mejor de este es iniciar desde los hogares y difundir la información

    1. Gracias Luz Adriana por participar y compartir esta información. Cordial saludo.

  2. Porqué no ponerte un nombre si eres como nosotros.siempre he anhelado tener dos hijos,así que tú te llamará Francisco y tú Michaela. Cualquier madre y padre haría lo mejor para ustedes,darles un hogar en un barrio tranquilo y en una ciudad tranquila;es decir un país sin conflicto, que papá y mama tengan trabajo para que puedan darles una alimentación sana,una educación digna,ropa ,cobija,una buena salud publica ,diversión tales como juegos en las plazas. Es decir nosotros como adultos debemos darle a nuestro hijos un mundo mejor. Y que los políticos,economista dejen de arruinar la vida de un país . Unos pocos luchamos por un ambiente sin tóxicos,por alimentos sin pesticidas que daña a nuestros hijos y luego a toda una sociedad. NO MÁS PESTICIDAS EN LOS ALIMENTOS. NO MÁS ARMAS PORQUÉ MATA A SERES INOCENTE YA SEA NIÑOS O ADULTOS. Que más puedo decirte Francisco y a ti mi pequeña Michaela nunca dejen que a su prójimo le quiten el derecho de vivir,de gozar la libertad y disfrutar lo que ustedes han vivido. Si su prójimo está huyendo de un país en conflicto junto a su familia,no teman en darle refugio; porque también tienen derecho a vivir,el egoísmo no es bueno. Recuerden todos merecemos una vivienda,comida,salud.educación,paz,libertad y el derecho expresar libremente al igual que ustedes mis pequeños. Eliza Hevia -Chilena