El arte y la lección más grande del mundo

La entrada de la escuela Njinga Mbandi de Luanda (Angola), lugar habitual de encuentro para los estudiantes antes y después de las clases, tenía un aspecto diferente. Detrás de una puerta, haciendo todo lo posible para no ser vistos, había un grupo de estudiantes con batas blancas. Esperando en el otro lado, un grupo de profesores, estudiantes e invitados ansiosos por ver lo que estaba a punto de suceder. La entrada de esta escuela del barrio de Maianga se había convertido en un escenario. Además del busto de Njina, la reina del pueblo Ambundu, diferentes paisajes naturales hechos a mano se podían ver en una larga mesa en forma de L, entre ellos las piedras Pungu a Ndongo, así como otros elementos naturales característicos de Angola.

Un joven explicándole a un hombre
UNICEF Angola/2016/ M.GonzalezEl Jefe de Educación de UNICEF en Angola, Pieter Potter, recibe explicaciones del estudiante acerca de cómo cuidar el medio ambiente.

Mientras todo el mundo esperaba para ver qué estaba a punto de ocurrir, dos de los chicos escondidos tras la puerta comenzaron de repente a caminar lentamente hacia el centro del escenario preguntando en voz alta: “¿Qué mundo queremos?” Otros estudiantes siguieron el ejemplo, cada uno con su propia respuesta a la pregunta, si bien la más rotunda fue: “Queremos un mundo sin contaminación y saludable para los niños”.

Se trababa de una pequeña obra de teatro. Era el modo que un grupo de estudiantes de la escuela encontró para expresar su mensaje sobre la protección del medio ambiente y el Objetivo Global nº 13, después de haber recibido información sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Njinga Mbandi fue la primera escuela de Angola en participar en la iniciativa mundial llamada ‘La lección más grande del mundo’ que tiene como objetivo difundir los ODS entre las escuelas de todo el mundo, colocando a los niños en el centro de la agenda global.

Esta actividad forma parte de un proyecto más amplio llevado a cabo por el Ministerio de Educación y la Dirección Provincial de Educación de Luanda, con el apoyo de UNICEF, con la intención de extender el proyecto a la mayor cantidad posible de escuelas en el país. Esta iniciativa pretende proporcionar a la comunidad escolar el conocimiento y las herramientas necesarias para trabajar hacia el logro de tres metas globales en 2030: erradicar la pobreza extrema, combatir la desigualdad y la injusticia y frenar el cambio climático.

UNICEF y sus aliados llevaron a cabo una sesión piloto de formación sobre los ODS con nueve directores de enseñanza y un representante de la asociación de escuelas privadas. La formación también se centró en las herramientas y mecanismos necesarios para poner en práctica ‘La lección más grande del mundo’ a través de formaciones y materiales impresos.

Teatro y manualidades
En la Escuela Njinga Mbandi, unos 15 estudiantes aprendieron y profundizaron sobre este tema. Entre ellos se encontraba Hélder Félix, de 15 años, quien se declara amante del teatro. Él y un grupo de compañeros contaron con el apoyo de un profesor para poder compartir mensajes sobre la importancia de la protección del medio ambiente con otros alumnos. Según Hélder, fue emocionante crear esta representación después de haber leído la información de los materiales proporcionados por UNICEF y recibir aclaraciones de los profesores. Para este estudiante de 10º grado, la mejor manera de contribuir a mejorar el medio ambiente es “poniendo fin a la contaminación y plantando más árboles”.

Además del teatro, los estudiantes también realizaron manualidades y trabajos artísticos que representaban diferentes paisajes naturales y las consecuencias de no proteger el medio ambiente.

Este trabajo fue posible gracias al apoyo de Dinamene Tavares, coordinadora de las actividades extraescolares. La profesora recordó el entusiasmo que mostraron los niños en la preparación de todo el proyecto, y destacó que esta iniciativa trata de construir un futuro mejor para las futuras generaciones.

La directora de la escuela, Mariana Bessa, se mostró encantada por el trabajo ya que demuestra la comprensión de las teorías que los estudiantes recibieron en la iniciativa con el apoyo de UNICEF. Aseguró que, para los años siguientes, el objetivo de la escuela es promover los ODS, ya que “educar a los niños es educar a una nación”.

El Jefe de Educación de UNICEF Angola, Pieter Potter, agradeció a la escuela por su compromiso y felicitó a los estudiantes por su participación. “Lo que estamos tratando de lograr con esta lección es realmente una participación activa y práctica de niñas y niños”, concluyó.

Sobre ‘La lección más grande del mundo’
‘La lección más grande del mundo’ invita a niños y jóvenes a reflexionar sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la forma en que pueden contribuir a alcanzarlos. Es una iniciativa del Project Everyone, que cuenta como miembros con UNICEF, UNESCO y otras organizaciones sin ánimo de lucro, así como diversas celebridades a nivel mundial.

En Angola, el área de Educación de UNICEF y sus socios continuarán con la formación de directores de escuelas primarias y secundarias para impartir ‘La lección más grande del mundo’, así como con la promoción de iniciativas educativas para mejorar los conocimientos y prácticas hacia el logro de los ODS que ayuden a transformarlos en una realidad en el país.

 

Heitor Lourenço es Oficial de Comunicación de UNICEF Angola

(Traducido a español por Marcos González Díaz, Oficial de Comunicación Digital de UNICEF Angola)

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con “obligatorio.”