Argentina: operaciones de búsqueda para proteger a los niños

Son las 12:30 y la gente está llegando. Estamos en una comunidad indígena wichí de Rivadavia, en la provincia de Salta, al norte de Argentina. Alrededor de 35 mujeres hacen fila en silencio mientras sus hijos juegan. Están esperando su turno para hablar con Analía, una empleada de la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES) que forma parte de una operación de búsqueda activa centrada en un claro objetivo: localizar a cualquier niño o adolescente que carezca de protección social e incluirlo en la Asignación Universal por Hijo (AUH), un programa de transferencia monetaria condicionada para los hijos de trabajadores desempleados o informales.

A unos metros de allí, un grupo de personas se reúne bajo un árbol para celebrar una asamblea. Los dirigentes locales tratarán asuntos de la comunidad con representantes de agencias gubernamentales nacionales y provinciales para intentar encontrar soluciones conjuntas.

Argentina es conocida por sus enormes extensiones de tierra, y Salta no es una excepción. Acciones como esta tienen la finalidad de acercar el estado a las personas que viven en comunidades dispersas, muchas de ellas con grandes poblaciones indígenas, en las zonas rurales de la provincia. Durante unas horas, personas que viven a kilómetros de distancia se reúnen con los oficiales del gobierno para recibir acceso directo a servicios del estado. Con la ayuda de UNICEF, el Ministerio de la Primera Infancia de Salta, el Instituto Provincial Indígena, el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria y otros ministerios nacionales y provinciales (Salud, Educación, Asuntos Indígenas y Empleo) están trabajando juntos para conseguirlo.

El primer paso es elaborar un censo para recopilar información sobre los niños y sus familias. Estos datos se organizan en bases de datos consistentes que ayudan a concentrar las respuestas a políticas públicas, ajustar la cobertura actual de la protección social y estimar la ubicación de los niños que necesitan atención.

Tras identificar las comunidades prioritarias, el grupo de trabajo planifica una visita a la zona para trabajar en las cuestiones relacionadas con sus ámbitos de acción. UNICEF proporciona asistencia técnica al Ministerio de la Primera Infancia a fin de poner en marcha y mejorar la plataforma, así como fortalecer la coordinación intergubernamental para la operación de búsqueda. De este modo, UNICEF facilita el enlace entre un sistema sofisticado de recopilación de datos y políticas específicas basadas en pruebas que aborden las necesidades de los niños y sus familias.

A boy and girl sitting in front of a white and green wall, looking at us quizically.
© UNICEF/Argentina/2018/TercerosMirta (5) y su hermano Ayan (7) juegan y esperan mientras su madre obtiene información sobre la asignación por hijo.

En este caso, la zona elegida fue Rivadavia Banda Sur, uno de los municipios más pobres de la Argentina. Un equipo de 15 trabajadores recorrió 325 kilómetros desde la capital de Salta, atravesando carreteras de tierra y zonas montañosas, hasta llegar a Santa Rosa, La Unión y Rivadavia, donde comenzó la búsqueda.

Carolina llegó temprano, sobre las 9:00 horas. A sus 30 años, es madre de cuatro niños: Francisco (ocho años), Jonatan (seis), Rodrigo (cuatro) y Valentino (nueve meses). Antes vivían en una granja, pero tuvieron que marcharse cuando se inundó y hace poco que se asentaron en Rivadavia. Carolina es madre soltera y no cuenta con el apoyo de su familia, de modo que no puede ir a trabajar porque es la única persona que puede cuidar de sus hijos. “Son muy inquietos”, afirma, y explica que su día comienza a las 6:00, cuando Valentino se despierta, y termina cuando el último se va a dormir, alrededor de las 22:00.

Como muchas mujeres de este pueblo, Carolina depende de la AUH para mantener a sus cuatro hijos. Un requisito del programa es que los niños se vacunen y vayan a la escuela, algo que cumplen todos excepto Valentino. Carolina utiliza el dinero para comprar ropa y comida, aunque este mes, después de dejar la granja, ha tenido que comprar un colchón y una cama. Como no había recibido la asignación de Valentino, acudió a ANSES para que la ayudaran con los pasos, el proceso y los documentos necesarios para inscribir a sus hijos.

A young girl in a blue and white striped shirt
© UNICEF/Argentina/2018/TercerosEn La Unión, Constanza (2) espera mientras su madre entrega el papeleo para obtener la asignación por hijo.

“Había presentado todo el papeleo, pero no había pagado. Me dijeron que faltaba un papel, así que tuve que rellenar un formulario”, explica Carolina. Viven en las afueras de Rivadavia y habían caminado durante más de media hora. Aun así, fue una distancia más corta que los 230 kilómetros que tuvo que recorrer para llegar a la ciudad vecina donde hizo el papeleo.

“Para un gobierno provincial es difícil acercarse a esta zona, ya que la población está muy dispersa, las distancias son muy largas, no hay infraestructuras y las condiciones de vida son precarias” explica Diego Cipri, del Ministerio de la Primera Infancia. Es por eso que “se trata de una zona prioritaria, porque creemos que los más vulnerables son quienes más necesitan nuestra intervención”, añade.

Después de un largo debate, la asamblea está a punto de terminar y las últimas mujeres terminan los papeles para que sus hijos obtengan la asignación. “La próxima vez que vengamos, podremos comprobar si se ha completado el papeleo”, le dice Analía a una de las últimas de la fila. Esta era su primera visita a Rivadavia en 2018: tiene tres más programadas.

La finalidad de la operación de búsqueda consiste en proporcionar a la gente respuestas a las políticas públicas allá donde vivan. Recibirán asistencia en los procesos necesarios para beneficiarse del sistema de protección social, como la resolución de problemas en el terreno, el registro y la identificación de nacimientos, la recopilación de documentos, la certificación de condiciones, etc., a fin de garantizar que se inscriben a la AUH.

Men and women standing in a long queue outside a white building.
© UNICEF/Argentina/2018/TercerosLa gente espera haciendo fila para hablar con un empleado de la Administración nacional de la Seguridad Social (ANSES) en una comunidad wichí cercana a Rivadavia en la provincia de Salta, Argentina.

La AUH fue diseñada como el componente no contributivo de un sistema de asignaciones familiares más amplio implantado por ANSES. Su finalidad consiste en igualar los derechos de los niños cuyos padres trabajan en el sector informal o están desempleados. En la actualidad, beneficia a casi cuatro millones de niños y adolescentes (30,3% del total) cuyos padres reciben una paga mensual de 69 dólares (cantidad algo superior en el caso de niños con discapacidad). En junio de 2016, el gobierno de Argentina anunció que identificaría e incluiría a 1,6 millones de niños más (12,6% de todos los niños y adolescentes) que, a pesar de ser elegibles, están excluidos en la actualidad por cuestiones burocráticas.

Como resultado de la operación de búsqueda de 2017, más de 4.060 niños de Salta fueron incluidos en la Asignación Universal por Hijo, que ayuda a sacar a los niños de la extrema pobreza. UNICEF está trabajando para ampliar este proyecto.

El grupo de trabajo intergubernamental regresará a Rivadavia Banda Sur y a otras zonas rurales de Salta y del resto del país para garantizar que no se deje atrás a ningún niño.

 

Belén Arce Terceros es Consultora de Comunicaciones de UNICEF Argentina.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con “obligatorio.”