7 propuestas para que las empresas aprovechen el dividendo de la juventud

Cada obstáculo presenta una oportunidad que espera ser aprovechada, y las empresas lo saben.

El mundo se enfrenta hoy a un urgente obstáculo demográfico: 1.800 millones de jóvenes de entre 10 y 24 años se encuentran a las puertas de la edad adulta. Cada mes, 10 millones de jóvenes alcanzan la edad de comenzar a trabajar y están listos para iniciar vidas productivas.

¿Recibirán la educación que necesitan? ¿Obtendrán las competencias y la formación que necesitan?

¿O quedarán excluidos?

Estos jóvenes presentan una increíble oportunidad para el resto del mundo. Y también para sus negocios.

No solo son sus futuros empleados y clientes. Son los soñadores, emprendedores y pensadores del futuro: son los dirigentes del futuro. Imaginen todo lo que podrían crear: nuevos remedios médicos, nuevos medios de transporte, nuevas formas de comunicación, economías más sostenibles e, incluso, un mundo más pacífico.

Sus vidas podrían estar llenas de descubrimientos, inventos y avances que beneficiarían a economías enteras. El futuro está en sus manos.

Sin embargo, este “dividendo de la juventud” no está garantizado de ningún modo, ya que el mundo laboral actual cambia cada vez más rápido. La globalización y la tecnología están reescribiendo las reglas de la economía mundial, obligando a revisar rápidamente las competencias necesarias para el empleo. La cantidad, la calidad y la utilidad de la educación y la formación profesional son más importantes que nunca.

Mientras tanto, los países están teniendo dificultades para preparar a los jóvenes para el empleo. Doscientos millones de adolescentes de todo el mundo no van a la escuela. A escala mundial, seis de cada 10 niños y adolescentes no llegan a tener un dominio básico de lectura y matemáticas.

Por otro lado, aquellos que sí reciben educación se enfrentan a un mercado laboral incierto.

Por ejemplo, se estima que la población de África en edad de trabajar crezca en 450 millones de personas adicionales para 2035. Si se mantiene el ritmo actual, solo se crearán 100 millones de nuevos trabajos: ni siquiera una cuarta parte de los que hacen falta.

UNICEF / Michele Sibiloni Salón de clases de una escuela en el Distrito de Gulu, norte de Uganda.

Los propios jóvenes están dando la alarma; son ellos quienes nos informan de que la educación y la formación que reciben no los preparan para los empleos vacantes. Quieren –y necesitan– competencias futuras para empleos futuros, pero les preocupa que no haya suficientes empleos disponibles.

Para una comunidad mundial, el planteamiento actual no es lo suficientemente bueno. Necesitamos una forma totalmente nueva y diferente de abordar estos problemas.

Guiados por el urgente desafío demográfico y por lo que nos cuentan los jóvenes, UNICEF está reuniendo a sus aliados en torno a una nueva y audaz iniciativa: Generación sin límites.

Hemos tomado una página del modelo de inversión de capital de riesgo con el fin de crear una nueva plataforma que combine las mejores iniciativas sociales para los jóvenes con las ideas, los recursos, el alcance y la visión de una serie de aliados.

El objetivo es ambicioso: lograr que cada persona joven se beneficie de algún tipo de escolarización, aprendizaje, formación o empleo adecuado a su edad para 2030. Estamos trabajando con gobiernos, empresas, innovadores y con los propios jóvenes para identificar, diseñar y ampliar soluciones específicas y probadas que puedan satisfacer sus necesidades.

Por todo ello, necesitamos que las empresas se sumen a nosotros. Necesitamos sus ideas, su experiencia y su ingenio para resolver el mayor desafío al que se enfrenta el mundo en la actualidad.

A continuación, presentamos siete propuestas para que los negocios puedan contribuir al futuro de los jóvenes:

1. Ayudar a la Generación sin límites a identificar y ampliar nuevas soluciones.

Necesitamos su experiencia, sus innovaciones y su alcance de mercado para desarrollar nuevas soluciones que conecten a los jóvenes con una educación secundaria, unas competencias y una formación de calidad. ¿Tienen algún producto o innovación que pueda modificarse o ampliarse para conectar mejor a los jóvenes con una educación de calidad o unas competencias nuevas? Nos gustaría conocerlo.

2. Convertir a “la juventud” en parte de su marca

Todas las empresas desean conectar con los jóvenes, el colectivo que tomará decisiones definitivas y liderará la lealtad y la afiliación a la marca a nivel mundial en las décadas venideras. Con un acceso ilimitado a noticias y eventos en internet, los jóvenes tendrán más conciencia –y más compromiso– social que nunca. Las empresas que encuentren formas innovadoras de acceder a este sector demográfico y a su espíritu de ciudadanía mundial tendrán una clara ventaja sobre aquellos que desatiendan esta oportunidad.

3. “Hacer el bien” en las comunidades en las que tengan su negocio

Las empresas no necesitan lucrarse a costa de las comunidades; pueden beneficiarse de que las comunidades en las que trabajan y la gente que reside en ellas cuentan con el respaldo de la comunidad local de empresas. Esto incluye a los jóvenes: si se invierte en soluciones a nivel local que ayuden a los jóvenes acceder no solo a la educación, sino también a programas para desarrollar sus competencias, las empresas crearán un valor compartido del que se beneficiarán tanto ellas como las comunidades.

4. Reforzar la transición “de la escuela al trabajo”

Otra propuesta consiste en buscar nuevas oportunidades en sus operaciones para formar a los jóvenes de sus comunidades (especialmente, a los desfavorecidos) a través, por ejemplo, de tutorías y formación práctica. Sería una excelente oportunidad para preparar a la mano de obra del futuro y, al mismo tiempo, identificar y nutrir jóvenes talentos que podrían formar parte de sus negocios futuros.

5. Dar la palabra a los jóvenes de su empresa en la propia empresa y en la comunidad

Es un cliché, pero también es cierto: los jóvenes representan su futuro y deben valorarlos como tal. Háganles partícipes de las decisiones y déjenlos eclipsar a los empleados más veteranos. Por encima de todo, reconozcan su experiencia única: algún día la necesitarán.

6. Defender la igualdad de género

Garanticen que las políticas y las prácticas de su lugar de trabajo favorezcan a las mujeres y las madres y que las mujeres jóvenes tengan voz y voto en el proceso de toma de decisiones a cualquier nivel.

La generación actual de jóvenes (ya sean clientes o empleados) otorgan una gran prioridad a las cuestiones de género e identidad.

Las empresas que reconozcan y prioricen también esta cuestión tendrán una gran ventaja sobre aquellas que no lo hagan.

7. No hacer daño. “Hacer el bien” siempre es un buen negocio

Aprovechen cualquier oportunidad de evaluar la repercusión “humana” de las operaciones empresariales en los jóvenes y establezcan salvaguardas para proteger sus derechos de conformidad con las normas internacionales de conducta. Al reducir los riesgos para los niños de las comunidades en las que trabajan no solo estarán mejorando su propia reputación corporativa, sino que, además, harán del mundo un lugar mejor y más justo.

Las empresas siempre han formado parte de la historia de UNICEF: desde el desarrollo de vacunas que salvan la vida de los niños hasta los equipos que protegen a nuestros trabajadores de la salud de enfermedades; desde herramientas de diagnóstico rápido, hasta la elaboración de alimentos terapéuticos listos para el consumo en la industria alimentaria.

Una vez más, necesitamos su ayuda, sus ideas y su visión. Hay 1.800 millones de jóvenes a punto de adentrarse en el mundo del trabajo, y la llamada de nuestro tiempo es atender sus necesidades. Una llamada a la que se debe responder con un nuevo movimiento mundial que cuente con el apoyo total de las empresas.

Les rogamos nos ayuden a traducir esta urgente crisis en nuevas oportunidades para las empresas, las economías, los países y, por encima de todo, los jóvenes.

 

Este texto fue publicado originalmente en inglés el 21 de septiembre de 2018 en World Economic Forum.

Para mayor información sobre Generación sin límites, visitar: http://genunlimited.org/

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con “obligatorio.”