5 realidades sobre el agua y el cambio climático

El cambio climático afecta a mucho más que a los osos polares: perjudica también la vida de millones de niños de todo el mundo que están en peligro de sufrir los desastres asociados al clima (tormentas, inundaciones y sequías). A punto de celebrar el Día Mundial del Agua, te invitamos a dedicar unos instantes a conocer los últimos datos sobre el agua, el cambio climático y los niños.

  • Los efectos del cambio climático se hacen visibles, sobre todo, en el agua: en forma de sequías, inundaciones o tormentas. Cuando tienen lugar estos desastres, pueden arrasar suministros enteros de agua o dejarlos contaminados, poniendo en peligro la vida de millones de niños.
  • Al menos 60 millones de niños viven en zonas que ya registran niveles bajos de acceso a agua y están en riesgo de sequías o inundaciones.
  • Durante las sequías, pocas familias pueden permitirse emigrar, lo que las obliga a depender de suministros de agua contaminados. Casi 160 millones de niños viven en zonas con riesgo de sequías.
  • Más de 300 millones de niños viven en zonas con alto riesgo de inundaciones; casi la mitad de la población vive con menos de 3,10 dólares estadounidenses al día. El agua de las inundaciones pueden contaminar los suministros de agua y, con ello, propagar enfermedades y aumentar la pobreza.
  • Cuando carecen de agua limpia, los niños están expuestos al peligro de sufrir enfermedades como la diarrea. Más de 800 niños mueren cada día de diarreas causadas por agua poco salubre, servicios de saneamiento deficientes y prácticas de higiene inadecuadas.
Una joven mira a la cámara de pie, con los brazos extendidos
© UNICEF/UN013514/AyeneHasna Sadik, de 6 años, posa para una fotografía bajo la sombra de un árbol que la protege del calor sofocante. Esta niña sigue asistiendo a clase, a pesar de que es frecuente que en las escuelas escaseen los alimentos y el agua potable limpia.

Aunque estos datos dibujan un panorama bastante desolador, también hay buenas noticias. El programa de UNICEF de Agua, Saneamiento e Higiene (WASH) ya está empleando soluciones innovadoras, tales como bombas de agua de energía solar y recolección de agua de lluvia, con el fin de reducir el impacto del cambio climático en niños y proteger su futuro.

Las peores consecuencias del cambio climático no son inevitables. Mejorar un acceso igualitario a fuentes de agua salubres, sostenibles y resistentes al clima ayudarán a proteger a los niños más vulnerables antes, durante y después de los desastres climáticos.

 

Philippa Lysaght es Especialista de Comunicaciones en Defensa Pública para la División de Comunicación de UNICEF.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con “obligatorio.”

Comentarios:

  1. Que pena que no tomemos conciencia y sigamos desbastando, talando los árboles y consecuentemente secando los ríos para construir. Estamos creando una jungla de asfalto y cemento. 😯

  2. que triste y lamentable que el ser humano se encargue de matar a su propia especie, por no tomar conciencia de nuestros actos, como seres humanos tenemos la capacidad de elegir, y por lo mismo es necesario que desde pequeños se les enseñe a los niños a proteger la naturaleza de la manera mas adecuada posible.

  3. que triste realidad para esos iños y la mayoria de personas que vivimos en paises subdesarrollados esa el nuestra realidad de un medio ambiente arruinado por nosotros mismos los humanos..

  4. Triste y desolador, pero en todos nosotros está involucrarnos en el tema y aplicar las prácticas que permitan hacer un uso consciente del agua, cualquier acción cuenta!!!

  5. Hay que hacer muchísimas cosas urgente ya nos esta afectando a todos, unamos fuerzas entre todos