2016: ¿Qué es importante para lograr el bienestar de los niños?

Este año nacerán más de 140 millones de bebés en todo el mundo, un grupo casi tan extenso como toda la población de la Federación Rusa. Para 2030 habrá un total de, aproximadamente, 2.200 millones de bebés, y la gran mayoría de ellos nacerán en África y Asia. ¿Qué les depara la vida a los primeros bebés de 2016?

Titulamos el cierre de 2015 como “el fin de la previsibilidad”, y parece que seguirá siendo un titular acertado para 2016.

Estos son cinco descubrimientos que podrían cambiar el mundo de los niños en 2016:

  • Un filtro diseñado por un adolescente y valorado en 20 dólares estadounidenses que limpia el agua tóxica
  • Un mosquito modificado genéticamente para combatir el dengue, la chikungunya y el virus del zika
  • Un dispositivo plegable que extrae la energía motora humana para cargar de forma ilimitada la batería de teléfonos móviles y otras interfaces hombre-máquina
  • El uso del mundo virtual para tratar enfermedades de salud mental
  • Métodos de alteración genética que previenen enfermedades hereditarias y mejoran las capacidades del ser humano

 

Tres niñas miran a la cámara

Todas las miradas puestas en los “mercados no tan emergentes”
La previsión de principios de 2015 de un crecimiento global del 3% no se materializó, según el Banco Mundial (2,4%), aunque sí lo hizo para el Fondo Monetario Internacional (FMI) (3,1%). Lo que no se anticipó fueron los cambios profundos en la dinámica del crecimiento: los países desarrollados reclamaron su posición de liderazgo, mientras que los países emergentes y en desarrollo mantuvieron una tendencia estable a la disminución de las tasas de crecimiento.

Aunque en los países desarrollados cabe esperar una recuperación modesta, se estima que el ritmo de crecimiento de las economías emergentes y en desarrollo disminuirá en 2016 por quinto año consecutivo. Esto refleja la ralentización y el reequilibrio de la economía china, así como el consecuente desplome de los precios de los productos básicos, lo que supondrá una amenaza especialmente grave para los países ricos en recursos y para los que dependen de las relaciones comerciales con China.

La salud de la economía china es una de las principales incertidumbres de 2016. Todos los analistas se dedican a examinar las tensiones entre la transición de la economía doméstica china y sus repercusiones en la economía mundial. Aun así, a pesar del posible retroceso económico, la impronta mundial de China seguirá creciendo.

Poder milenario
Este año, los miembros más jóvenes de la “Generación del Milenio” cumplen 16 años. Esta cohorte comprende a más de 2.000 millones de personas que podrían catalogarse en dos grupos: por una parte, los países de renta media-alta y los países de renta alta; y por otro, los países de renta baja o media-baja. Para 2020, los Milenarios representarán la mitad de la población activa de todo el mundo.

Lamentablemente, la economía mundial no está preparada para dar una cálida bienvenida a estos nuevos miembros de la población activa. Los jóvenes de entre 15 y 24 años siguen soportando la carga de la última recesión mundial, con unas tasas de desempleo casi tres veces más altas que las de adultos mayores que ellos. Dado el austero pronóstico económico, se estima que el desempleo ocupará una vez más los titulares, no solo por el impacto económico, sino también por sus consecuencias a nivel político y social.

Alguien tiende la mano a dos niños cubiertos con una manta .

Los niños de los conflictos
El año pasado destacamos el incremento de las migraciones de menores no acompañados. Sin embargo, y como tantos otros, no fuimos capaces de anticipar una crisis migratoria que traería a Europa un millón de refugiados entre los que se incluiría un porcentaje creciente de niños. En junio de 2015, los niños representaban el 16% de los desplazados a Europa; para diciembre, ese número se había disparado hasta el 35%. Se trata, sin duda, de un asunto que seguirá siendo primordial en la agenda de 2016.

Probablemente, durante este año la atención seguirá estando centrada en la violación de los derechos de los niños en situación de conflicto armado, así como en el reclutamiento de niños y jóvenes por parte de grupos extremistas. Recientes investigaciones revelan que, dado que los reclutados presentan patrones “normales” de empatía, idealismo y compasión, resulta muy difícil identificar a quienes están en peligro de ser captados por estos grupos. Asimismo, los estudios demuestran que el mismo poder que atrae a los jóvenes al extremismo violento (la búsqueda de identidad y de significado) se emplea también para dotarlos de identidades más productivas y afirmativas.

Un entorno turbulento
Se prevé que este año será el tercer año consecutivo más cálido desde que se tienen registros. Mientras El Niño alcanzaba su punto máximo a finales de 2015 y menguará en la primavera de 2016, sus efectos indirectos –piensen, por ejemplo, en la imposibilidad de plantar cultivos durante la próxima temporada– repercutirán en los niños de todo el mundo durante el resto del año. Una posible réplica de La Niña podría empeorar las cosas en la segunda mitad del año: la bajada de las temperaturas podría aumentar las posibilidades de ciclones tropicales en el Pacífico, con lo que además se interrumpiría la producción de cultivos y los precios de los productos básicos en todo el mundo.

Al tiempo que un número creciente de ciudades luchan contra niveles alarmantes de contaminación, siguen apilándose las pruebas que evidencian su impacto letal. Informaciones de la OMS revelan que la contaminación del aire interior y exterior contribuyó a causar la muerte de más de 660.000 niños menores de cinco años solo en 2012. Un estudio reciente de Nature estima que la contaminación del aire exterior mata cada año a más personas que la malaria y el VIH/SIDA juntos. La exposición a la contaminación del aire también puede afectar de por vida la salud y a las capacidades cognitivas. Un estudio reciente explica que por cada disminución del 10% en la exposición a partículas suspendidas en el aire durante el primer año de vida de una persona, los ingresos de una persona aumentan en, al menos, un 1% antes de los 30 años (y viceversa). Abordar el tema de la contaminación del aire es, por tanto, el punto de partida ideal para crear un círculo virtuoso de medidas en materia de salud, riqueza y cambio climático.

Dos niñas miran un ordenador para principiantes.

La gestión de la red
25 años después de la primera página web pública, Internet cuenta con 3.200 millones de usuarios. Una investigación llevada a cabo por el centro Innocenti de UNICEF identifica que uno de cada tres usuarios es un niño, una proporción mayor en los países desarrollados donde Internet crece a un ritmo más rápido.

Cumplir los derechos de los niños depende, cada vez más, de si están conectados o desconectados. El acceso de los niños a la información está supeditado a la disponibilidad y la calidad del contenido de la red. Su seguridad se ve amenazada por el ofrecimiento de prácticas sexuales no deseadas por ellos, la intimidación y el acoso, y hasta por productos de publicidad y marketing inapropiados. Su privacidad depende de los usos públicos y privados de la información personal que proporcionan a la red, y sus oportunidades de trabajo se ven condicionadas por la expansión del mundo digital.

Así, promover el bienestar infantil depende de cómo se gestionan los espacios de dentro y fuera de la red. Sin embargo, es sorprendente que, salvo en lo relativo al abuso y la explotación en la red, los asuntos que conciernen a la infancia siguen estando ausentes en los debates sobre la gestión de Internet.

En 2016 se celebrarán una serie de cumbres para dar forma a un debate sobre la evolución y el uso de Internet. No obstante, a menos que impliquemos a los agentes clave, las cuestiones relativas a la infancia seguirán quedando fuera de esas conversaciones.

“Bitcoin ha muerto. Larga vida a Bitcoin”.
El año pasado, señalamos el papel que cada vez más a menudo desempeña la tecnología en ámbitos que antes pertenecían al sector público; una tendencia que va in crescendo. También sugerimos que sería un año decisivo para la continuación o no de Bitcoin. Mientras que a principios de 2016 un desarrollador líder de Bitcoin declaraba que la criptomoneda era un “fracaso irremediable”, otros consideraban que esa declaración dejaba en el olvido “la gran idea” que había detrás de Bitcoin: su modalidad técnica, la Blockchain.

Explicar en qué consiste la Blockchain ahora es como explicar Internet en 1985. “Si el Internet es la red de la información, la Blockchain es la red de las transacciones”. Comienzan a brotar empresas en torno a la Blockchain que buscan incrementar la eficiencia, la seguridad y la transparencia –y con ello, la confianza– en las transacciones digitales para ir más allá del sector financiero. La tecnología puede utilizarse para recortar los gastos de los giros, reducir el fraude en los títulos de propiedad y generar nuevas formas de emisión de donaciones. El potencial transformador que la Blockchain posee para el desarrollo y las labores humanitarias se hará cada vez más visible durante 2016.

La publicación completa de Horizons de enero de 2016 está disponible para descarga

Colaboradores de Horizons de enero de 2016: Ozge Aydogan, Jasmina Byrne, Emily Garin, Eva Kaplan, Christine Klauth, Katell Le Goulven, Yulia Oleinik, David Ponet, Frank Borge Wietzke, Liang Zhao. Diseño y composición: Upasana Young. Ayuda de producción: Nima Hassan Kanyare. Editora jefa: Katell Le Goulven. Jeffrey O’Malley se encargó de proporcionar asesoramiento y orientación.

Para más información, póngase en contacto con la Jefa de Políticas y Planificación de UNICEF, Katell Le Goulven, klegoulven@unicef.org

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con “obligatorio.”